¡paga en 6 meses sin intereses! sin papeleos y al momento

Las razones por las cuales las sillas de coche tienen fecha de caducidad

Las sillas de coche tienen una fecha de caducidad, y es mucho más importante para la seguridad de nuestros peques de lo que nos podemos imaginar, aquí te explicamos el porqué.
Las razones por las cuales las sillas de coche tienen fecha de caducidad
Las razones por las cuales las sillas de coche tienen fecha de caducidad

Comprar una silla de coche de segunda mano no es una buena opción a la hora de buscar la función principal de una silla de coche, la seguridad.

¿Por qué las sillas de coche no pueden ser utilizadas para siempre?

No existe actualmente una normativa reguladora a nivel Europeo que especifique de manera oficial una fecha de caducidad, si no, que simplemente es legal utilizarla mientras no se prohiba su uso. En la actualidad y a fecha de este post en Europa se pueden utilizar sillas homologadas bajo las normativas ECE R44/03 (no recomendable), R44/04 y la R129 o i-Size. Si bien esto en un principio puede parecer una treta de los fabricantes de sillas de coche, existen muchas razones de seguridad por las que se establecen unas fechas de caducidad.

Tecnología mucho más mejorada

Las principales marcas de sillas de coche y sobre todo las más reconocidas no dejan de invertir grandes cantidades de recursos en I+D (investigación y desarrollo) constantemente para mejorar la seguridad, de hecho es su único objetivo, la seguridad de nuestros peques. Una silla de coche antigua o dejada por amigos o familiares es casi seguro que tenga años de antigüedad, y aunque pareciera que está en perfecto estado es casi seguro que no tenga las actuales tecnologías en cuanto a seguridad de una silla nueva.

Además tenemos que tener en cuenta que una silla que no sea nueva puede no tener todas sus piezas originales, puede no tener las instrucciones de montaje, con lo que corremos el riesgo de realizar una instalación no segura, los materiales plásticos con los que están fabricadas sufren una degradación con el tiempo que es ocasionada por la exposición en mayor o menor medida a la exposición de la luz solar y a las altas temperaturas que se pueden generar en un coche en los meses estivales. Las partes funcionales de la silla y de mayor uso como el cierre del arnés es muy posible que no tenga la resistencia que tenía al principio ya sea por el desgaste o por la limpieza con productos abrasivos, líquidos que han caído, etc….

Cambios o mejoras en la normativa

Es muy importante llevar una silla de coche que esté homologada bajo la normativa legal actual, ya no sólo porque puede suponer una sanción si no porque las normativas actuales son mucho más seguras, es muy fácil que una silla de coche que va pasando de mano en mano ya no tenga su etiqueta muy legible y sea fácil confundirse de normativa o de grupo de edad y medidas lo cual sería mucho más peligroso.

normativa sillas de coche
una silla homologada en la UE tiene que llevar alguna de estas 2 etiquetas en un lugar visible

Posibles daños que desconocemos 

Podemos confiar en un familiar o en un conocido y saber que la procedencia de la silla es de confianza, pero hay que tener muy en cuenta al comprar una silla de coche de segunda mano que desconocemos realmente el historial de la misma.

Existe la posibilidad que esa silla que se esté comprando haya estado implicada en un accidente, a simple vista un accidente a tan sólo 10 km/h, puede que no haga mella en la silla de coche implicada y que por fuera parezca que esté en perfecto estado, pero son sistemas de seguridad muy avanzados y la energía del golpe puede haber provocado microgrietas en la estructura muy difíciles de detectar que modifiquen la seguridad en caso de un nuevo accidente. De hecho las marcas premium recomiendan desechar la sillita en caso de accidente con una velocidad de impacto superior a 10 km/h. Por este simple motivo no se aconseja la compra de este tipo de productos de segunda mano aunque su fecha de caducidad no esté superada.

Higiene

Aunque este punto puede que hasta estas fechas no se le prestara mucha atención, hay que considerarlo seriamente ya que tiene que ver con la seguridad a nivel de salud de su ocupante, normalmente en los viajes con niños se producen por ejemplo vómitos, derrames, cambios de pañal, etc… que pueden dejar restos de bacterias de las que desconocemos la vida media de estas en los textiles, el cambiar los textiles de una silla descatalogada o antigua no suele ser fácil y el coste suele ser importante si son marcas reconocidas, el solucionarlo con una funda que no sea de la marca puede disminuir el grado de protección que ofrece de serie.

normalmente en los viajes con niños se producen por ejemplo vómitos, derrames, cambios de pañal, etc… que pueden dejar restos de bacterias de las que desconocemos la vida media de estas en los textiles

babykidds

¿Dónde podemos encontrar la fecha de fabricación?

Todas las sillas homologadas en la UE tienen que tener una pegatina que indica la fecha de fabricación, esta suele estar en los laterales o en la parte trasera de la silla, en algunas ocasiones puede estar en la parte inferior.

fecha de fabricación de una silla de coche
fecha de fabricación de una silla de coche, esta suele estar en los laterales o en la parte trasera de la silla, en algunas ocasiones puede estar en la parte inferior.

Por lo tanto es importante para el comprador comprobar la fecha de fabricación de la silla, ya que una silla que lleva fabricada más tiempo tendrá una vida útil más corta, si lo que pretendemos es que nos dure toda la vida útil de utilización de nuestro pequeño e incluso la de su hermano pequeño indiscutiblemente lo ideal es comprar no sólo una silla nueva, si no un último modelo.

Fechas de caducidad por la ENPC (European Nursery Products Confederation)

La ENPC es la principal asociación de fabricantes Europeos de sistemas de retención infantil y son ellos el referente para establecer la vida útil de las sillas de coche.

Estas fechas que os dejamos empiezan a contar a partir del primer uso de la siguiente manera.

7 años para los sistemas de retención infantil (SRI) de los grupos 0/0+ y 1 (desde el nacimiento hasta los 18 kg), según la ECE R44, o sus equivalentes en la R129.

10 años para los grupos 2/3 (15-36 kg) o 1/2/3 (9-36 kg), o sus equivalentes en la R129.